Las duchas de contrastes

Temometro

Termómetro. Autor de la fotografía: cicciobaudo

Los árabes nos han enseñado mucho de su cultura milenaria concretamente cuando hablamos de baños árabes hablamos de relajación, de energía, de renovación… Un baño árabe consiste en beneficiarnos de la respuesta de nuestro cuerpo a los cambios de temperatura y si lo hacemos mediante inmersión en agua, estos cambios son mucho más rápidos.

En un baño árabe la piscina de agua caliente suele estar en 39º y la de agua fría en 20º y la estancia en cada una de estas piscinas debe ser de varios minutos para que el efecto perseguido funcione.

El agua caliente es vasodilatadora, favorece la transpiración y relaja los músculos y las articulaciones. También hace fluir la sangre y el calor a la dermis y por ello se tiene la sensación de que la temperatura corporal sufre una subida.

Por el contrario el agua fría encoge los vasos sanguíneos, reduciendo posibles inflamaciones y congestiones superficiales. También beneficia la mayor afluencia de sangre hacía los órganos interiores. La inmersión en agua de estas dos temperaturas de manera alterna reactiva la circulación sanguínea y tonifica la piel y, por supuesto, nos ayuda a recuperar la energía.

Por supuesto, si el baño termina con un masaje relajante y rematamos con un té moruno o, como nos han enseñado los marroquís, con un zumo de naranjas recién exprimidas repleto de vitaminas, lo que es un placer, se convierte en pura magia.

El efecto que tienen estos baños árabes en nuestro día a día son espectaculares por la acción que consiguen pero reconozcamos que hay un componente muy importante de predisposición por nuestra parte cuando decidimos hacer un paréntesis en nuestro día a día y nos mimamos durante un par de horas.

Por supuesto no está a nuestro alcance obtener estos beneficios todos los días, pero la acción física que suponen si está a nuestra disposición a diario.

En nuestra mano está tomar una ducha de contraste de temperatura. La ducha perfecta sería de 3 minutos de agua caliente, seguidos de 3 de agua fría. Tras esto nos daremos dos minutos de agua caliente y repetimos 2 de agua fría y para terminar un minuto de cada terminando con el agua fría para aumentar nuestra estimulación.

Anuncios

Acerca de anagaliano

Apasionada por sentirme bien, por dentro y por fuera
Esta entrada fue publicada en Belleza, Salud interior y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s